Chat with us, powered by LiveChat

Los Museos Privados Pueden ser Demasiado Privados

¿Las instituciones de beneficencia creadas por los ricos están en peligro de perder su estado de exención de impuestos?

Muchas familias ricas disfrutan compartiendo sus colecciones de arte y apoyando las artes a través de pequeños museos que se supone deben servir al público. Los donantes habitualmente disfrutan de enormes exenciones de impuestos como resultado de sus contribuciones. Sin embargo una investigación reciente genera preguntas sobre si el estado de exención de impuestos de estas organizaciones tiene que ser re – evaluado a la luz de los muy limitados beneficios que ofrecen al público.

Acceso al público limitado y durante pocas horas

El Comité Financiero del Senado de los Estados Unidos ha investigado el acceso público de once museos privados para determinar si, como obligan las leyes fiscales, “sirven de forma demostrable y [están] en armonía con el interés público”. Estos museos incluyen The Broad en Los Ángeles, el Museo Kreeger en Washington DC, la Colección Familiar Rubell en Miami y la Fundación Brant en Connecticut.

Una imagen mezclada

Aunque no se discute que los museos ofrecen algunos beneficios al público, el informe del comité observa que algunos están abiertos solo 15 horas a la semana, con un rango de 15 a 55 horas en general.

A veces requieren reserva para visitas, y éstas pueden tener que reservarse con meses de antelación, políticas que desaniman fuertemente a muchos visitantes. Nueve de los once, sin embargo, ofrecen admisión gratuita.

En muchos casos los fundadores de estos museos realmente no han transferido el título de sus obras al museo. Las piezas siguen siendo propiedad del fundador o se mantienen en una fundación separada.

Aunque algunos museos privados tienen 500.000 visitantes al año, otros tienen 5700 o menos.

¿Beneficio público o propio?

El informe se refleja bien en algunos museos, mostrando que cumplen los estándares para la recepción de una exención de impuestos federales. Pero plantea preguntas sobre si otros son un vehículo para proporcionar exenciones de impuestos a propietarios de arte ricos sin ofrecer mucho al público.

Auditorías fiscales futuras como posibilidad

Con el Senado concentrado en este área de cumplimiento fiscal, los expertos sugieren que el IRS ahora puede escrutar las devoluciones de impuestos de los museos privados y puede auditar algunos.

Las leyes y reglamentos fiscales son complejos, y las contribuciones a la beneficencia son solo una de las muchas áreas en las que la orientación de expertos fiscales puede ayudar a los contribuyentes a evitar entrar en conflicto con las normas. Si usted está preocupado sobre si sus donaciones a la beneficencia pueden rechazarse o tener otra potencial disputa fiscal, un abogado con experiencia en legislación fiscal puede aconsejarle sobre cómo proceder.

Posted in: Uncategorized

Leave a response

Brunoro Law
Hablamos Español – Falamos Português – On Parle Français